Acerca de

VIVE TU DESTINOⓇ

UNA MANERA DISTINTA DE ENTENDER EL TRABAJO

La palabra "trabajo" viene de latín tripalium, que significa literalmente ‘tres palos’, y que era un antiguo instrumento de tortura romano formado por tres estacas a las que se amarraba a los prisioneros.

Esta etimología no es casual, sino que refleja cómo se ha visto el trabajo a lo largo de la historia: como una tortura, como una fuente de sufrimiento.

El trabajo era el precio a pagar para poder disfrutar de tu "vida real". Una actividad desagradable que no quedaba más remedio que realizar y que tenía como única función generar ingresos.

O como decía Mark Twain: "un mal necesario que había que evitar".

Por ese motivo, lo que se buscaba en un empleo era que estuviese bien pagado, que ofreciese seguridad laboral y que te "robase" el menor tiempo posible.

Todas las demás consideraciones, como que lo que hicieses te gustase más o menos, daban exactamente igual.

Pero no sólo es el tiempo que pasas trabajando, sino también el impacto que tu trabajo tiene en tu día a día.

tripalium
Tripalium.jpg
Así es como la gente ha visto tradicionalmente el trabajo

Mucho han cambiado las cosas desde entonces, desde los años en que los romanos colgaban a los prisioneros de un tripalium...

Y aún así, la mayoría de las personas en la actualidad siguen teniendo la misma concepción del trabajo que en aquel entonces, algo que queda patente en la manera en la que enfocan su vida profesional.

Como han interiorizado la idea de que el trabajo es algo negativo, algo de lo que hay que escapar, lo que hacen es intentar minimizar la importancia que tiene el trabajo en su vida o tratar de convivir con él de la mejor manera posible.

De ahí que haya tantos hombres y mujeres hoy en día…

 

Que se convencen a sí mism@s con frases como "la vida es dura", “hay que sacrificarse”, "al menos tengo trabajo" o "peor están otros"… de que es normal –o incluso un privilegio– ir cada mañana a un trabajo que te quita toda la energía y que te anula como persona

 

Que abandonan sus verdaderas aspiraciones profesionales para prepararse unas oposiciones cuya recompensa es un trabajo que en el fondo no les gusta y que van a tener que hacer hasta que se jubilen... pero que les garantiza un sueldo decente, unas buenas condiciones y una estabilidad laboral. 

Que aguantan en proyectos en los que no creen y hacen todo tipo de sacrificios a nivel personal para poder ahorrar lo máximo posible con la esperanza de que, si las cuentas del Excel no fallan, en 20 años alcanzarán la libertad financiera y no tendrán que volver a trabajar nunca más. 

Que van saltando de un trabajo a otro sin comprometerse con nada porque no hay ninguno que les motive de verdad y su único interés es poder pagar sus gastos inmediatos y vivir al día.  

Por supuesto, todas estas opciones son perfectamente válidas y respetables.

Si a ti te compensa dedicar 65.702 horas (más del 30% de tu tiempo de vida efectivo como adulto) a trabajar en algo que te aburre profundamente y que te importa un carajo a cambio de un sueldo y de estabilidad laboral, adelante.

Sin embargo, yo creo que podemos y debemos aspirar a más. Y si lo hacemos tanto nosotros como el mundo se verán beneficiados. 

Quizá en el pasado no quedaba más remedio que agachar la cabeza y renunciar a la idea de tener una vida laboral satisfactoria, porque había pocas opciones, no siempre se podía elegir y las prioridades eran otras.

Pero por fortuna, hoy en día la situación es muy diferente.

Hoy en día...

Las condiciones de vida son muchísimo mejores. “Todos” (a priori en el mundo occidental) tenemos acceso a un buen sistema de salud, a educación de calidad y a una red de seguridad por parte del Estado, y eso nos permite mirar más allá de la mera supervivencia. Hoy tenemos ese privilegio

Existen literalmente miles de caminos profesionales diferentes, con alternativas para todos los gustos. Incluso es posible crear tu propio trabajo personalizado si ninguna de las posibilidades que ves te convence y tienes espíritu emprendedor. 

Podemos elegir libremente entre todas esas opciones. Ya no estamos limitados por nuestro lugar de residencia, por el trabajo de nuestros padres ni por la carrera que elegimos (3/4 de los graduados universitarios acaban dedicándose a algo diferente a lo que estudiaron). 

 

Todo esto hace que sea posible tener un trabajo que no sólo te aporte dinero y estabilidad laboral (y te permita conseguir la libertad financiera si eso es lo que quieres), sino que también esté alineado contigo y con tu propósito y sea una fuente de sentido y satisfacción.

Un trabajo que en vez de aburrirte te divierta.

Que en vez de anularte te llene de energía.

Y que en vez de limitar tu vida personal, la potencie y la haga todavía más rica y abundante.

Por primera vez en la historia está en nuestra mano el poder crear una vida profesional satisfactoria a todos los niveles, una vida que no esté simplemente basada en intercambiar tu tiempo por dinero, y personalmente creo que sería una pena que no aprovechásemos esta oportunidad.

Eso sí: te adelanto que el que sea posible no quiere decir que sea fácil. Nada que merezca el esfuerzo lo suele ser.

Pero nunca antes el camino para conseguirlo había estado tan despejado para aquellos dispuestos “a pagar el precio”.

Así que, si al igual que yo tú también crees que el trabajo puede ser algo positivo, algo que sume a tu vida en vez de restar, algo con lo que aportar valor al mundo y a las personas, y no estás dispuesto a conformarte con un empleo sin alma que únicamente haces para pagar las facturas...

Presta mucha atención a la siguiente publicación porque en ella te contaré cuál es el mayor obstáculo que les impide a las personas crear una vida profesional satisfactoria y cómo superarlo.

 

Un gran abrazo,

Daniel.

P.D. ¿Conoces a alguien que podría estar interesado en esta serie?

Comparte esta página con él o con ella y dile que se registre usando el formulario, y recibirá todos los emails. Te lo agradecerá. 

Lee toda la serie

SI QUIERES recibir la serie por correo 

Suscríbete y recibe todas la serie "Vive tu Destino"
 sobre cómo crear una vida profesional satisfactoria.

100% libre de spam. No compartiré tu email con nadie.