mi estilo de coaching

El coaching es fundamentalmente práctico. Esto significa que está enfocado a conseguir resultados. Es por ello que muchos coaches desarrollan una visión pragmática del coaching. En mi caso, mi formación y mi bagaje personal y profesional me hacen valorar no sólo la consecución de objetivos sino también la transformación que se produce en todo proceso de Coaching.

Creo importante trabajar en el SER, para después trabajar en el HACER y TENER.

 

Mi trabajo como coach es desafiarte para que llegues a ser muy específico con lo que quieres para tu futuro y, más importante, que tengas claro para qué lo quieres. Una vez hayas despejado esas incógnitas podrás adoptar la mentalidad más apropiada para alcanzar esas metas que, junto con las estrategias y rutinas correctas, te harán llegar lo antes posible.

 

En las sesiones miramos al pasado sólo para entender algunas limitaciones o barreras que pudiéramos descubrir, pero nos centramos principalmente en el presente y en el futuro. Trabajamos para dar los pasos que te acerquen a esa situación deseada. Para recorrer ese espacio que existe entre “quién soy” y “quién quiero ser”.  

 

Yo no estoy aquí para darte la razón. Mi objetivo es ayudarte a cuestionar tus pensamientos, conductas, actitudes y decisiones actuales que “quizás” debas cambiar. Te facilitaré ver otras alternativas que tal vez no estés valorando ahora, es decir,  alumbrarte a zonas donde posiblemente no estés mirando.

 

Yo no doy consejos. Mi trabajo es facilitar que TÚ encuentres las respuestas. Sólo TÚ tienes el poder de decidir qué hacer en función de tus circunstancias. Mi misión es apoyarte y facilitarte tu crecimiento y mejora a nivel personal y profesional.

 

Para mí lo más importante es la persona y las repercusiones que puedan tener en ella las decisiones tomadas a medio y largo plazo.

 

Utilizo herramientas de diferentes disciplinas, siempre que haya probado su eficacia, y se adapten a las necesidades y sensibilidades del coachee. Principalmente, debido a mi formación y experiencia, y para facilitar la consecución de objetivos de mis coachees, enriquezco mi estilo de coaching con herramientas procedentes de la Programación Neuro-Lingüística, (PNL) y la  Inteligencia Emocional.

 

Confianza, escucha, empatía y absoluta confidencialidad es lo que puedes esperar de mí como coach y como persona. El humor es otro factor muy importante en mi vida y en mi trabajo como coach. Considero que un ambiente relajado y distendido donde el coachee se sienta cómodo favorece la apertura, amplía la perspectiva y acelera el proceso de cambio.