¿Por qué evitamos las relaciones?

Actualizado: 1 abr 2020



Hace poco tuve una conversación con una amiga sobre cómo, cada vez más, evitamos las relaciones. “No lo entiendo me decía ella, en las relaciones es donde está todo el crecimiento y aprendizaje. Evitar las relaciones es evitar vivir”.


He estado pensando mucho sobre eso desde entonces. No hay duda de que existen beneficios de estar solter@:


  • Aprendes a ser independiente.

  • Desarrollas tu identidad y amistades por tu cuenta.

  • Aprendes a hacerte feliz a ti mísm@.

  • Conoces nuevos aspectos de ti.


Todas estas cosas son buenas. Te ayudan en la vida y te permiten afrontar las relaciones (de todo tipo) desde una situación de fortaleza.


Sin embargo, incluso como alguien capaz de disfrutar realmente la vida de soltero, entendí lo que ella quería decir.


He tenido varias relaciones y estoy convencido de que es, en gran parte, gracias a ellas que he crecido emocionalmente. Al pasar por una relación adquieres madurez y te desarrollas personalmente, con todas las dificultades que eso conlleva.


Tener éxito en una relación, atendiendo las necesidades de la otra persona, y comunicando las tuyas de manera efectiva, es una habilidad que requiere trabajo como pocas. Por lo tanto requiere práctica.


Probablemente has oído algunas de las excusas que la gente pone para evitar las relaciones:

  • “Tengo demasiadas cosas en mi vida ahora mismo”.

  • “Quiero centrarme en mi carrera y mis proyectos”.

  • “Es demasiado esfuerzo pensar en alguien más. Prefiero dedicarme a mi”.

Yo mismo he usado todas estas alguna vez. Y algunas veces eran 100% verdad. Pero ahí está el “problema”: Esas cosas siempre van a ser verdad.

  • Si eres una persona activa, siempre estarás ocupada.

  • Si eres ambicios@ y decidid@, siempre querrás dedicar tiempo a tu carrera profesional.

  • Si te parece difícil pensar en las necesidades de alguien más… es algo que seguirá siendo difícil dentro de 10 años así que mejor intentarlo más pronto que tarde.


Si te das cuenta de que tu relación está frenando tu desarrollo profesional, abarcando todo tu tiempo libre, o haciéndote sentir que estás constantemente dando sin recibir de vuelta, probablemente es una señal de que has escogido una pareja cuyos valores y necesidades no son compatibles con los tuyos.


La verdad es que no son las relaciones las que hacen que la gente se eche para atrás. Son las malas relaciones.

Pero precisamente, aprendes quién es la pareja “correcta” cuando has tenido experiencias con algunas “incorrectas” (a no ser que lo tengas muy muy claro o hayas tenido muy buena "suerte" en tu primer intento). Así pues, tener relaciones es una de las mejores maneras de descubrir lo que realmente deseas de una relación a largo plazo.


Créeme si te digo que soy la última persona que te sugeriría iniciar una relación simplemente por el hecho de obtener experiencia. De hecho, por favor, no lo hagas. Ya hay demasiadas truncadas relaciones e infructíferos matrimonios provocados, entre otras cosas, por la insana presión social que empuja a las personas (especialmente a las mujeres) a emparejarse lo antes posible o por el miedo a estar sol@s.


Aquí lo que realmente importa son las razones por las cuales quieres estar solter@ o en pareja. Nos hacemos adict@s de nuestras excusas, y creencias como que, “No es posible tener una carrera de éxito y una buena relación al mismo tiempo”, nos limitan. Cuando nos libramos de ellas nos abrimos a nuevas posibilidades. No me malinterpretes, si te encanta estar solter@, ¡Adelante! Aprovecha y disfruta de tu tiempo y de ti mism@. Simplemente date cuenta de cuál es tu propósito. ¿Para qué escoges eso? Y pregúntate “¿Hay ciertas creencias que me impiden escoger libremente?”.

201 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo