¿Por qué la acción lleva al éxito? Parte II

Recomendación: Leer antes “¿Por qué la acción lleva al éxito? Parte I.” Ahora que comprendes la importancia de la acción… ¿Entonces qué?



Estas 3 “reglas” están diseñadas para ponerte en el camino correcto para convertirte en una persona más orientada a la acción:


  • Determina/define en qué necesitas poner la acción: ¿En qué áreas de tu vida necesitas cambios? Tanto si es tu rutina matinal que te resta productividad, tus hábitos de alimentación que te dejan aletargad@ el resto del día o cualquier otra cosa, necesitas clarificar cuáles son tus áreas de mejora antes de establecer un plan que resulte efectivo. El cambio no suele ser fácil ¡Supera los momentos de desmotivación y no te rindas!


  • Identifica los pasos necesarios de actuación: Es importante diferenciar entre acciones impulsivas sin dirección y acciones bien meditadas y concretas que te traerán mucho más éxito a tu vida. Antes de dar pasos inútiles en la dirección equivocada, tómate el tiempo necesario (sin procrastinar) para identificar qué acciones te pueden llevar a los resultados que deseas. Piensa en cómo tus acciones actuales contribuyen al problema y piensa en cómo vas a reemplazar esas acciones por otras para alcanzar tu éxito.


  • Prepárate para asegurar los mayores beneficios posibles. Cuanto más preparad@ estés para hacer frente a una gran variedad de situaciones y circunstancias, más éxito tendrás realizando cambios en tu vida y, por lo tanto, más cerca estarás de tus objetivos. .

“Para desarrollar una acción positiva, debemos desarrollar una visión positiva” Dalai Lama

Hay una razón por la cual, a pesar de toda la información de calidad disponible hoy en día, hay tanta gente a la que le cuesta convertir ese conocimiento en algo palpable, en acciones prácticas y beneficios reales. No es ninguna sorpresa que hacer algo requiere bastante más motivación y voluntad que leer sobre ello. Ahí está la clave.

En palabras de Sean Reichle: “Hacer nada te aporta nada”. Recuerda esto la próxima vez que decidas leer alguna información potencialmente beneficiosa para ti.


Puedes leer todos los libros de desarrollo personal del mundo y tener toda la intención del universo que, a menos que emprendas acciones respecto al conocimiento que obtienes, el resultado será el mismo que si usases ese tiempo para leer novelas.


42 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo